Dic 052013
 

cuentoFomentando la creatividad de los niños, la escuela contribuye a formar personas capaces de crear una sociedad que propicie el crecimiento de personas íntegras, capaces de ser críticas con la sociedad en la que viven y no sólo de adaptarse a ella. Para ello contamos con muchos recursos entre los que se encuentran los tan socorridos Cuentos. Ya sean los cuentos clásicos de toda la vida, los cuentos de fantasía, o los más modernos, a través de ellos podemos potenciar la creatividad de los niños.  A continuación os dejo un pequeño listado de actividades que podéis llevar a cabo en el aula con vuestros alumnos. Tened en cuenta el grado de dificultad para adaptarlas al nivel de ellos. Además podéis también trabajarlas oralmente con los más pequeños, y por escrito (algunas de ellas) con los más mayores. De una u otra manera, ya veréis como aprenderán, desarrollarán su creatividad, y además lo pasarán bien.

Principio y finales de los cuentos:  Se trata de proponer a los alumnos que creen sus propias fórmulas para comenzar y acabar los cuentos.

El minicuento:  Los niños pueden contar mediante pequeños cómics de 4 a 8 viñetas una historia inventada por ellos. Es una actividad que favorece el desarrollo de la imaginación descriptiva y narrativa, ya que utiliza un medio de comunicación mixto: el lenguaje y el dibujo. Se puede aprovechar tanto para iniciar a los niños en el cuento como en el
cómic.

Collage de periódicos: Consiste en recortar los titulares de los periódicos o revistas y mezclarlos entre si para obtener noticias de acontecimientos absurdos, sensacionalistas o divertidos.

Ordenar historias mudas:  Se le presenta al niño una serie de viñetas de un cuento o historia de modo desordenado. Tiene que ordenarlas y contar lo que ve en cada escena. Se pretende que el niño reconozca la secuencia temporal de los hechos.

Reconstrucción de una historia: Les presentamos a los niños unas tiras de papel en las que estén escritas las frases de una historia o cuento. Los niños tienen que ordenarlas. Las ordenarán libremente y después las escribirán en su cuaderno.

El binomio fantástico:  Se trata de relacionar dos palabras elegidas al azar para inventar una historia. Se pueden
unir con una preposición y entonces resultará una historia fantástica.

Cuento encadenado:  Todos los miembros de un grupo aportan frases que comiencen por la última palabra que pronunció su compañero anterior. Se puede comenzar también por una palabra de la misma familia.

Traslación de un cuento clásico al mundo de hoy: Esta técnica consiste en modificar una clave de tiempo o de espacio en una fábula clásica conocida por todos.

Cuentos de preguntas y respuestas: Se escriben en papeletas preguntas cuyas respuestas forman un cuento: quién era, dónde estaba, qué hacía, qué dijo, qué le contestó la gente, cómo terminó todo. Se reparten entre los componentes de un grupo. Cada cual tiene que responder a la pregunta que le toque sin saber lo que contestan los demás. Cuando todos han terminado, se leen las respuestas en orden como si fuese un cuento, el resultado es muy divertido ya que suele
salir un sin sentido o una historia cómica.

¿Qué pasaría si…?: Es la creación de historias a partir de una hipótesis fantástica que planteamos a nuestros alumnos o que ellos mismos se inventan.

Creación de un personaje: Consiste en que cada niño cree su propio personaje, que se habrá de convertir en el protagonista de las historias que ellos inventen. Los personajes pueden ser personas, animales o cosas, reales o imaginarios. Los pueden describir, dibujar, ponerles un nombre, buscarles amigos, un sitio donde vivir… y narrar todas sus aventuras. También se puede crear un personaje entre todos los alumnos de la clase.

El niño de cartón:  Consiste en imaginar personajes que estén hechos de distintos materiales, para después contar las aventuras de ellos teniendo en cuenta las características del material con que imaginan que está hecho.

Cuentos sin final: Los niños inventan distintos finales a un cuento que no lo posee. Se puede hacer tanto individualmente como en pequeños grupos. Después cada uno puede escribir su cuento completo, ponerle un título y decorarlo.

Ensalada de fábulas: Consiste en inventar cuentos en los que intervienen personajes de distintos cuentos o introducir dentro de un cuento conocido un personaje de otro lo que originará nuevas situaciones.

Las fábulas o cuentos al revés:  Se escribe de nuevo un cuento o fábula pero cambiándolo completamente, dando a sus personajes más significativos cualidades diferentes o contrarias a las que tienen en el cuento original. También se puede cambiar otros elementos de la fábula, como la situación espacial o temporal donde se desarrolla la acción.

Share


¿Aun no te has suscrito a nuestra web? Hazlo y recibirás en tu correo totalmente gratis todas las nuevas ideas educativas que compartimos con todos vosotros. ¡Te las mando directamente!

¡ES GRATIS!

Solo debes escribir tu dirección de correo aquí:



 Deja un Comentario

(Requerido)

(Requerido)