Ene 062013
 

aula-infantil1Los espacios son lugares interpretados y utilizados por los niños o niñas, por lo que son modificables por ellos. El niño o niña necesita transformar este espacio, que es dinámico, que está vivo y cambia en la medida en que ello es necesario. Posibilitar esta actuación del niño o niña, este protagonismo, en el propio diseño espacial, es algo muy importante a tener en cuenta en un Centro de Educación Infantil.
La disposición de los elementos en la clase debe de estar dirigida a crear unos espacios que motiven y procuren la iniciación en la actividad, que favorezcan el encuentro entre los niños y niñas y el educador, un espacio que sea relajante y tranquilo, un espacio educativo.
No existe una organización espacial que podamos tener como modelo. Es cada educador el que tiene que buscar los modelos más adecuados a sus condiciones materiales y a las características de su grupo. Por otra parte la distribución espacial es algo dinámico, modificándose a medida que el grupo, niños y niñas y los adultos lo consideran necesario.
Estas tres consideraciones nos llevan a utilizar el espacio de una forma abierta en la que utilizaremos las técnicas de organización de materiales por zonas en función de las características para su utilización. Para ello deberíamos hacer un pequeño análisis de la situación del Centro y de cada aula.

Es necesario que el espacio tenga en cuenta las necesidades de los niños y las niñas, que les permita hacerlo suyo y situarse en él a partir de sus experiencias y relaciones con objetos y personas. Para cumplir con estas condiciones, el espacio, su distribución y las dependencias deben adecuarse a las variadas y cambiantes necesidades de los niños o las niñas, debiendo tener en cuenta a la hora de decidir la organización del espacio que ésta ha de ser:
Ser estimulantes, limpios, acogedores y debidamente ordenados.
Permitir su utilización para actividades de diversos tipos.
Favorecer la autonomía y atención a la diversidad.
Favorecer al máximo el grado de interacción entre los niños o las niñas y el educador.
Tener en cuenta las características psicoevolutivas de los niños o las niñas.
Tener presente las características y gustos de los niños o las niñas.
Flexibilidad a la hora de utilizar los espacios de la Escuela de Educación Infantil en general y los del aula en particular.

Share


¿Aun no te has suscrito a nuestra web? Hazlo y recibirás en tu correo totalmente gratis todas las nuevas ideas educativas que compartimos con todos vosotros. ¡Te las mando directamente!

¡ES GRATIS!

Solo debes escribir tu dirección de correo aquí:



 Deja un Comentario

(Requerido)

(Requerido)